Follow by Email

lunes, 25 de junio de 2012

Carta de un mexicano en el exterior a quien resulte electo presidente de México

Lunes, 25 de junio de 2012


Distinguido(a) Señor(a) Presidente Electo,


Yo soy uno de los millones de mexicanos que vivimos fuera del país. México significa para nosotros todo lo que significa para usted más la distancia. La distancia es esa gota que derrama el vaso de la mexicanidad. La distancia nos arde en la piel, nos pone alertas, nos hace quererlo todo el doble, amarlo todo el doble. La distancia es esa lente prodigiosa que todo lo distorsiona pero que también todo lo pone en perspectiva. México es un país complejo y grande que desde lejos no nos parece ni menos complejo ni menos grande, pero que sí se deja ver desde otra luz. Vemos que México no tiene derechos de autor sobre la pobreza ni sobre la desigualdad, ni sobre la corrupción, ni sobre las ineficiencias en el gasto público, ni sobre la infame negligencia en el manejo de los recursos naturales. El mundo es grande y México comparte problemas con muchos países, y sus gobiernos a veces restringieron la búsqueda de ejemplos, de modelos a seguir y de soluciones a un pequeño grupo de países que ya dio ese salto místico a lo que nos repetimos que es el desarrollo: hay que buscar mejor, hay que saber que las soluciones pueden estar en todas partes, hay que ser humildes para tratar de aprender de todos los países.
Usted, sus hijos y sus nietos tienen su seguridad económica garantizada. La mayoría de los mexicanos no. Usted tiene y tendrá asesores y asistentes que buscan facilitarle todas las esferas de la vida. La mayoría de los mexicanos no. Usted será el Estado, el Estado mexicano se adherirá a su piel y será intocable. Usted nos va a representar en los foros internacionales y en las reuniones bilaterales, será la cabeza del Estado y del gobierno en una sola cabeza. Será recibido con guardias de honor en París y en Washington, en Tokio y en Bogotá. Esos honores no son para su persona, son para los doscientos años de vida independiente que tiene el país que representa, son para Sor Juana y para Octavio Paz, son para Frida y para Diego, son para Morelos y para Hidalgo, son para los Mayas y los Olmecas, son para los ciudadanos cuya herencia cultural de más de tres mil años usted administrará de manera pasajera, son para la herencia natural que el final de la era geológica pasada nos dejó y usted deberá cuidar.
Le ruego tomar en cuenta siete puntos que desde afuera se dejan ver en las noticias internacionales:


1.- México está sangrando. Por favor detenga la sangre. En Argentina, país que me abrió las puertas hace cuatro años para seguir estudiando, la última dictadura militar dejó un saldo de unos 30,000 muertos y desaparecidos. En México, todos lo sabemos, van muchos, muchos más de 60,000 en el mismo lapso de tiempo, en tiempos de democracia, en pleno siglo XXI. Haga lo que tenga que hacer pero detenga la sangre. Invierta en inteligencia, en transparencia, en cercar al narco desde el sentido común. “La guerra no es una aventura, es una enfermedad, como la tifus”, dijera el autor de “El Principito”. No enfrente con balas a un virus que el sistema tiene dentro, vaya parte por parte, palmo a palmo, entre más transparente sea su gobierno y menos tolerancia haya para la corrupción en todos los niveles, menos recursos se filtrarán al narco. Piense bien y busque alternativas integrales y viables.2.- Millones de mexicanos trabajan en la economía informal y millones más no tienen empleo. Por favor rodéese de expertos que pongan un justo equilibrio entre la inversión estatal, el capital privado mexicano y la inversión extranjera. Ninguna de las tres por sí misma puede solucionar el problema del desempleo, se necesitan los tres tipos de inversión, a gran escala y bien regulados. Establezca objetivos claros y mecanismos de evaluación ciudadana. No maquille cifras, exponga el tema del desempleo como es y no cuente al empleo informal como empleo. Cree los empleos que se comprometió a crear en campaña. No juegue con ese tema tan delicado para tantas familias. Por favor, un día de los próximos seis años dedíquelo a usar el transporte colectivo y recorrer el centro de alguna ciudad del país. Cuente el número de personas que ve trabajando desde la economía informal. Platique con algunas de esas personas, dese cuenta de que ellos, a diferencia de usted, no tienen su seguridad económica garantizada ni tendrán una jubilación como la que usted tendrá, ni choferes ni médicos a su disposición para cuando se enfermen a los setenta años de cualquier cosa que se le pueda ocurrir.3.- El norte de México está sediento y el sur se inunda, la productividad de la tierra baja y se pierden las cosechas. Por favor invierta en infraestructura hidráulica y siembre árboles, millones de árboles. Premie a los productores que sean más sustentables. Trabaje con la FAO en alternativas de agricultura climáticamente inteligentes como las que se están aplicando en África. Busque más cooperación bilateral y triangular para el desarrollo sustentable del campo. Hay fondos, hay soluciones ya ensayadas, hay programas piloto, hay literatura al respecto, busque los mejores asesores, pida recomendaciones, infórmese. Un México sediento y hambriento es una imagen grotesca, es la historia fallando, es la derrota de la razón.4.- La población mexicana está enfermándose mucho. Se está gastando mucho en paliar los efectos sin invertir lo necesario en atacar las cusas. El aire está envenenado, el agua está envenenada, los alimentos tienen transgénicos y conservadores cancerígenos, se toma más Coca Cola que agua, la dieta de la mayoría de la población es pobre en nutrientes y está llena de sustancias que acaban atrofiando el organismo. Por favor invierta en crear consciencia integral al respecto. Si para hacerlo debe combatir a grandes empresas no tenga miedo, por algo será usted presidente. O mejor, busque caminos intermedios, ofrézcale a las grandes marcas la oportunidad de mejorar sus productos, haciéndolos más sanos y sustentables. Ponga el largo plazo por encima del corto plazo. Mejore la calidad del agua y del aire, trabaje con el UNEP en eso, busque mayores lazos con el UNFPA, use las instituciones internacionales a favor del país, aproveche los cientos de informes que publica la ONU a través de sus agencias, y también ponga a sus asesores a leer reportes de ONG y fundaciones especializadas. Junte a los mejores investigadores del país y escúchelos. Que su sala de asesores esté llena de ideas: no improvise.5.- México depende del petróleo y las remesas. Por favor aproveche las potencialidades de la transición a la Economía Verde. Invierta en energía limpia y quite los subsidios a los combustibles fósiles. Haga esto de manera gradual y con objetivos y mecanismos de evaluación claros. Verá los resultados. Sus nietos, que tienen ya la seguridad económica garantizada, tendrán también un futuro garantizado, podrán estar orgullosos de usted y cada bocanada de aire limpio que respiren será en parte patrocinada por el valor que usted tenga al afrontar estos temas. Del México que se sostiene en los fósiles al México que exporte energía limpia a una veintena de países hay una distancia que usted podría comenzar a recorrer.6.- México está atrasado en educación. Saber leer y escribir no garantiza que la gente lea y escriba. Busque soluciones creativas para ir mucho más allá de la alfabetización. Asuma su rol y haga el ejercicio mental de pensar cómo le gustaría que fuera la escuela y la universidad pública en caso de que tuviera que mandar ahí a sus hijos y nietos. O ármese de valor y mándelos ahí, no permita que se alejen demasiado del México que usted estará administrando.7.- México está harto de promesas no cumplidas. Pruebe la sinceridad de vez en cuando. Lo digo en serio: ganará la simpatía de sus jefes, los ciudadanos, si habla claramente de lo que es viable y lo que no. Si en la campaña regaló despensas, electrodomésticos, dinero o lo que sea por favor no haga de eso una política de gobierno. Piense como estadista, piense a largo plazo. Al desempleado que le regaló algo en campaña trate de regalarle ahora un empleo. Al estudiante con el que se tomó una foto en campaña ahora ofrézcale un título que sí valga cuando termine de estudiar, a las señoras a las que llamó por su nombre en campaña y escuchó atentamente deles una, deles muchas razones para estar orgullosas de usted de manera duradera.


La distancia déjenosla a nosotros, los mexicanos que estamos lejos, usted que está ahí, en medio de todo, busque cercanía. 




Con las más altas expectativas para su gobierno,
un mexicano en el extranjero.






Christopher Isaí Córdova Rodríguez

2 comentarios:

  1. Felicidades Christopher Isaí por el gran talento que posees. Pocos jóvenes como tú se preocupan no sólo por su país sino por su planeta. Me gustaría trabajar en tú equipo porque me interesa mucho la economía verde, el desarrollo sustentable. Soy profesora mi labor es concientizar a los niños sobre el cuidado y preservación de los recursos, ahorro, nutrición, toma de decisiones, empatía, amor, etc

    ResponderEliminar
  2. Felicidades Christopher Isaí por el gran talento que posees. Pocos jóvenes como tú se preocupan no sólo por su país sino por su planeta. Me gustaría trabajar en tú equipo porque me interesa mucho la economía verde, el desarrollo sustentable. Soy profesora mi labor es concientizar a los niños sobre el cuidado y preservación de los recursos, ahorro, nutrición, toma de decisiones, empatía, amor, etc

    ResponderEliminar